La biometría ha llegado al sector hotelero para quedarse

La biometría ha llegado al sector hotelero para quedarse

1. De recepción a punto de bienvenida

Desde la pandemia de COVID-19 la industria hotelera ha acelerado la adopción de tecnologías sin contacto, especialmente durante el registro de los huéspedes y en zonas comunes. Por ello se han desarrollado soluciones que, por ejemplo, permiten al huésped realizar el check-in o determinadas gestiones en canales online, desde su propio dispositivo, simplemente identificándose con su rostro o su huella dactilar. Este proceso, además de evitar el contacto físico, facilita y agiliza el proceso de registro.

Gracias a estas soluciones, el personal de recepción queda liberado de las tareas más burocráticas, como validar la reserva y los documentos de identidad o pasar los datos al sistema, y puede recibir a los viajeros con una atención más personal y de calidad, algo que estos valoran mucho más.

2. ¡No te preocupes por las llaves!

El acceso a las habitaciones suele generar bastantes problemas a los hoteles y alojamientos turísticos: Huéspedes que pierden las llaves o las tarjetas —con el consiguiente problema de seguridad—, coste de los duplicados… Hace ya algunos años que se ofrecen soluciones “sin llave” para hoteles, pero la biometría es una de las opciones más cómodas, ya que el huésped no puede “perder” sus datos biométricos.

3. Incrementa la seguridad

Los accesos, tanto en canales digitales como en espacios físicos, que incorporan biometría son mucho más seguros. Los datos biométricos no se pueden falsificar o robar. Por ello, tanto en el caso de un registro o gestión online, como para controlar los accesos físicos las instalaciones de los huéspedes o del propio personal, cada vez más hoteles optan por un control de acceso biométrico. Así, se aseguran de que ninguna persona no autorizada entre a las habitaciones de los huéspedes, o acceda a zonas restringidas como el almacén o las oficinas.

Así, aunque la implementación de sistemas biométricos puede requerir una inversión inicial significativa, muchos hoteles y alojamientos turísticos ya están viendo un retorno de inversión a largo plazo, gracias a la mejora en la eficiencia operativa, la reducción de costes asociados con tarjetas y llaves físicas, y la capacidad de ofrecer una mejor experiencia a sus clientes.

Además, la adopción de estas tecnologías ayuda al sector hotelero a mantenerse competitivos en un mercado en constante evolución, y cada día más y más digital.

Comparte esta entrada: